FANDOM


La importancia comercial de Sevilla y del Puerto del Guadalquivir hizo que muchas personas de diferentes creencias y prácticas religiosas llegaran a la ciudad. Las minorías y los grupos heterodoxos estaban compuestos principalmente por moriscos, judaizantes, reformistas y esclavos.

A principios del siglo XVI la pequeña comunidad morisca seguía viviendo en la aljama o en la zona que se les concedió en el siglo XIII (la vieja Morería o Adarvejo) y en San Marcos. La población morisca era mínima pero, entre la primera expulsión y la definitiva un siglo después, el grupo creció y comenzó a asentarse en otros lugares de la ciudad.

Había esclavos moriscos que eran muy apreciados por su fama como artesanos. Solían ser alarifes o albañiles y crear extraordinarios almocárabes, azulejos, techumbres y yeserías.

Los esclavos moriscos sufrían una fuerte presión en Castilla debido al entorno social, político y religioso. Incluso tenían vetado emigrar a las Indias. Esto hizo que se relacionaran mayoritariamente entre ellos, contrayendo matrimonio cuando aún eran jóvenes para tener una gran descendencia.

En cuanto a los judíos, pese a la importancia comercial y económica que tuvieron en Andalucía, fueron más menospreciados los moriscos. Trabajaban como mercaderes, prestamistas, cambiadores, banqueros, médicos y boticarios. Esto aumentó el odio a este sector, que en vez de realizar oficios rurales se encargaba de desarrollar los trabajos de la ciudad.

Pese a las presiones y la desconfianza de la Inquisición, muchas de estas personas tenían importantes capitales con los que podían apoyar a nobles y la Corona, comprar los certificados de limpieza de sangre o adquirir licencias para viajar al Nuevo Mundo.

Los cristianos les denominaban «marranos» por fingir que seguían la creencia católico y les consideraban unos hipócritas por convertirse de forma falsa. La sensación de que el resto de la población desconfiaba de ellos hicieron que estos judeoconversos se encerraran en sí mismos y en la lectura. Así, este pueblo contó con un gran número de intelectuales, como el novelista Mateo Alemán, el poeta Baltazar de Alcázar y el fundador de la Universidad de Sevilla, Rodrigo Fernández de Santaella.

ReferenciasEditar

Francisco Morales Padrón - La ciudad del Quinientos.

Universidad de Sevilla - Judeoconversos en la Sevilla del siglo XVI.

http://personal.us.es/alporu/histsevilla/judios_sevilla.htm

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.